Certeza de la incertidumbre


Resulta evidente que las empresas trabajan en ambiente de incertidumbre; lo que sin embargo no nos parece tan claro a estas alturas es la certeza que existe precisamente de que esto es así.

Y por tanto, muchas compañías que no son capaces de aprehender este concepto, no establecen las medidas adecuadas para gestionar dicha incertidumbre y las consecuencias que se derivan de la misma.

Dicho de otro modo, dentro de la incertidumbre en la que gestionar nuestras compañías, hay algunos elementos de los que sí podemos estar completamente seguros.

Los enuncio a continuación y te invito a que sirvan de punto de reflexión para evaluar la gestión de los mismos en tú empresa:

1.-Debemos estar seguros de que estamos sometidos como mínimo a los mismos riesgos que el resto de nuestros competidores.

En términos de riesgo inherente (el derivado del mero ejercicio de la actividad) las empresas que operan en un mismo sector están expuestas a los mismos tipos de riesgo. En función de sus particulares respuestas, a cada uno le afectarán de una manera, y en cada uno se manifestarán los eventos concretos de un modo concreto.

2.-Debemos estar seguros de que a lo largo de la existencia de la compañía sufriremos eventos de riesgo de todas las categorías y a todos los niveles (estratégico, táctico y operativo).

Tendremos con seguridad que responder a este tipo de eventos en todas las líneas de la compañía y por tanto debemos ser capaces de involucrarnos todos en su gestión efectiva.

3.-Sufriremos eventos de riesgo de fraude interno (cualquiera que sea su extensión y su alcance). En todas las empresas existe, aunque la mayoría no lo declara o ni siquiera lo detecta. Por tanto, debemos estar atentos y establecer las medidas equilibradas necesarias entre la detección del fraude y el coste de los recursos necesarios (clásico ejemplo de que no merece la pena poner un arco detector de metales en la entrada de la oficina para evitar que se lleven las grapas).

4.-Sufriremos con certeza errores operativos, con distinto nivel de incidencia y gravedad. Nos corresponde a todos establecer las medidas que mitiguen sus impactos y disminuyan la probabilidad de ocurrencia.

5.-Por último en algún momento tendremos impactos en nuestra reputación e imagen y valor de nuestra marca; no descartemos nunca el efecto multiplicador y amplificador que las redes sociales pueden hacer tanto a favor como en contra de este activo intangible tan valioso.

No admitir estas cinco certezas dentro de la incertidumbre, significa que el punto de partida para la identificación, valoración y gestión de riesgos es erróneo o cuando menos sesgado hacia un enfoque poco realista que finalmente impactará en el valor de la compañía a largo plazo.

La manera en la que trates estas certezas podría aportar un gran valor para tu empresa.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo