Primero los Objetivos

Actualizado: 20 de mar de 2019


"Si no sabes dónde vas, cualquier camino te llevará allí" (Lewis Carroll)



Al igual que en el cuento de Lewis Carroll ("Alicia en el País de las Maravillas"), muchos nos habremos encontrado con esta situación en la que ni uno mismo ni la compañía parece tener claro hacia dónde se dirige; y sin embargo, se da la paradoja de que todo el mundo se sigue moviendo.


Establecer unos objetivos que respondan de verdad a las características más estandarizadas en el mercado, es imprescindible para identificar, analizar y decidir sobre las distintas alternativas para poderlos alcanzar.


Me refiero claramente a establecer objetivos que sean SMART (por sus siglas en inglés):


Específicos - Medibles - Alcanzables - Realistas - Limitados en el tiempo


Y digo que de verdad respondan a estas características porque el establecimiento de objetivos no puede quedar en un mero ejercicio teórico que de manera más o menos voluntariosa sirva para rellenar uno o varios documentos con distinto grado de acierto.


Desde el punto de vista de la gestión de riesgos, contar con objetivos claros, tanto a nivel global en la compañía como en cada uno de los equipos es fundamental para poder establecer los distintos niveles de apetito de riesgo, identificar los riesgos específicos cuya manifestación nos podrían apartar de conseguir los objetivos y proponer y establecer las medidas de control más equilibradas.


He diseñado y realizado trabajos de asesoramiento, análisis y control sobre este tema en distintas compañías y siempre he encontrado las mismas oportunidades de mejora:

  1. Inexistencia de objetivos para algunas de las áreas tanto operativas como de soporte: es imprescindible que los niveles directivos nos involucremos en las iniciativas de las áreas de gestión de personas para generar la inercia necesaria en su establecimiento. Normalmente es más fácil establecer objetivos en áreas operativas, pero es evidente que también se puede realizar en las de soporte y las de control.

  2. Objetivos mal definidos: debemos prestar atención a la redacción concreta de los objetivos para que sean claramente entendidos por el equipo o la persona con quién lo estamos estableciendo. Ej.: no es lo mismo como objetivo "Tener menos impagados" que "Reducir la tasa de morosidad en el producto XXX en un %Y en el primer trimestre".

  3. Ausencia de métricas: esta es normalmente la parte más débil en el establecimiento de objetivos, sobre todo en las áreas menos operativas, en dónde el esfuerzo para su definición es mayor. Pero sin una métrica concreta....¿cómo sabré si he logrado lo que me proponía?

  4. Establecimiento de objetivos únicamente de carácter económico: limitar la definición de objetivos al aspecto económico y de resultados de la compañía limita también nuestra capacidad para influir y trasmitir el mensaje de que la calidad de los resultados y nuestro compromiso como directivos con el largo plazo es algo fundamental en la gestión de la compañía. Las empresas más consolidadas establecen además de objetivos económicos, otros relacionados con la calidad, el cumplimiento normativo, y la gestión de los riesgos en la compañía.

  5. Objetivos no compartidos entre equipos: compartir los objetivos dentro de los equipos de trabajo y entre equipos de distintas áreas, fomenta la colaboración y ayuda a su logro. No imagino formar parte de un comité de dirección en el que todos no conozcamos los objetivos de todas las áreas; ¿cómo podría ayudar a su cumplimiento entonces?

  6. Un objetivo común, pero objetivos incompatibles entre áreas: es decir, objetivos del tipo maximizar el beneficio, minimizando costes y sin asumir riesgos. Es más lógico trabajar en la línea de que cada nivel de beneficio deseado, se alcanzará con unos costes determinados y asumiendo un nivel de riesgo distinto.

En mi opinión, es clave realizar esta reflexión de manera regular en cada momento en el que establecemos objetivos y evaluamos su cumplimiento.


¿Somos cómo Alicia en su cuento o por el contrario:

  • todos sabemos dónde vamos (objetivos)

  • cómo llegar (procesos/procedimientos)

  • qué nos puede apartar de lograrlo (riesgos) y

  • de qué manera evitar apartarnos del camino correcto (controles)?

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo